La Confederación Hidrográfica del Júcar destinará más de 600.000 euros para el proyecto del parque fluvial del río Clariano en el barrio de la Canterería de Ontinyent

Los trabajos, que forman parte del Plan de Gestión del Riesgo de Inundación, de acuerdo con el protocolo suscrito entre el Ayuntamiento y la Confederación, se iniciarán en este año 2023 y cuentan con un plazo de ejecución de seis meses.

La Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A., ha presentado durante la mañana de este martes el proyecto de restauración del río Clariano a su paso por el barrio de la Canterería de Ontinyent (Valencia). Las actuaciones previstas en el tramo entre el Pont Vell y el Pont Nou de la localidad tienen el objetivo de crear una zona inundable para mejorar la resiliencia frente a avenidas, generar una nueva zona de uso lúdico para la población y eliminar las especies exóticas invasoras del cauce para recuperar el bosque de ribera.

El proyecto, enmarcado en el vigente Plan de Gestión del Riesgo de Inundación, instrumentado en el seno del protocolo suscrito a principios de 2020 entre la Confederación y el Ayuntamiento, cuenta con un presupuesto de más de 600.000 euros. La actuación abarca una superficie que ronda los 30.000 metros cuadrados y una longitud fluvial de 575 metros, y el plazo de ejecución de los trabajos, que se desarrollarán a lo largo de este año 2023, es de seis meses.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Miguel Polo, ha sido el encargado de presentar el proyecto en un acto celebrado a orillas del río Clariano. “Estamos ante un proyecto que se va a convertir en un hito de la gestión del riesgo de inundación y que, ojalá, sea un ejemplo a seguir por muchos más municipios”, ha comentado.

En este sentido, Polo ha querido destacar la “valentía” del Ayuntamiento de Ontinyent para resolver una problemática que ha generado muchos y cuantiosos problemas en el barrio de la Canterería. El Consistorio ha optado por la adquisición, y posterior demolición, de las viviendas de la zona que se veían afectadas por la crecida del río Clariano en épocas de grandes precipitaciones. “Estoy seguro de que no ha sido una decisión sencilla, pero es la mejor solución para resolver el problema. Se elimina el uso residencial de una zona inundable, pero el río recupera la zona natural de inundación.

El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, agradecía a Miguel Polo “su compromiso personal para estar en todo momento a nuestro lado y facilitarnos al máximo tanto las autorizaciones para el proyecto como para sacar adelante esta actuación del Gobierno de España que cierra el círculo: teníamos que acabar con el riesgo existente, ayudar a las personas que vivían en la Canterería a reubicarse, demoler las casas y crear un nuevo espacio verde, pero al mismo tiempo enlazar las dos riberas del río para que éste sea un lugar de encuentro y no una frontera. Este proyecto da respuesta a todas esas necesidades”, manifestaba.

Rodríguez ponía de relieve también la “doble satisfacción” que supone que el Ministerio se fijara en el proyecto de Ontinyent como una buena práctica, “y que ello, además, ahora se materialice en una inversión de 500.000 euros”.
El Comisario de Aguas, Marc García, y el responsable de las actuaciones por parte del Organismo, Emilio Real, han sido los encargados de explicar los trabajos que se van a llevar a cabo en el cauce del Clariano. Para ampliar el área de inundación, se va a actuar en los dos márgenes del río. En el derecho se va a alejar el paso peatonal para aumentar la sección del cauce, continuando así la actuación iniciada por la Generalitat Valenciana para la sustitución del colector principal de aguas residuales de la EDAR.

En el margen izquierdo, donde estaba ubicado el barrio Canterería, la Confederación ha optado por eliminar el muro longitudinal para permeabilizar el cauce con una nueva llanura de inundación ejecutada por el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana. Todo este trabajo servirá también para ampliar el espacio fluvial y generar así una zona para el uso lúdico de los vecinos. Se van a realizar diferentes trabajos para reducir la anchura de la calle asfaltada en el margen izquierdo del río, así como construir un camino peatonal sin asfaltar en el margen contrario. También se construirá una nueva pasarela peatonal que conectará ambos lados del río y permitirá el paso en épocas de grandes crecidas del Clariano.

Por último, la Confederación eliminará la presencia de especies exóticas invasoras, en su mayoría Arundo donax, en este tramo del cauce con el objetivo de recuperar el bosque de ribera. Primero se retirará la caña común mediante desbroce, se cubrirá la zona con lonas opacas durante unos 18 meses para agotar el rizoma de la planta y posteriormente se iniciará la replantación con especies autóctonas.

ES NOTICIA EN COPE