Ontinyent consigue una subvención para la renovación del alumbrado del estadio El Clariano

El Ayuntamiento de Ontinyent ha conseguido una subvención autonómica de 144.097 euros para la renovación del alumbrado del estadio municipal El Clariano, pasando de emplearse luminarias de descarga de halógenos metálicos a focos LED.

El regidor de Deportes, Óscar Borrell, destacaba que “una vez más, el trabajo hecho desde Ontinyent para presentar buenos proyectos para obtener ayuda otras administraciones ha tenido frutos, en este caso para hacer realidad un proyecto que servirá para modernizar una instalación ejecutada en 1991 que ya necesitaba un cambio. Además del ahorro energético y económico, el nivel de iluminación y la uniformidad serán muy superiores”, señalaba.

La instalación de iluminación actual del estadio se compone de cuatro torres metálicas de 20 metros de altura; en cada torre se disponen en dos hileras 5 proyectores en cada una de ellas, con luces de descarga de halógenos metálicos de 2.000 W. A esta iluminación se acompañan cinco proyectores con luz de descarga de halógenos metálicos que no exceden los 1.000 W y que se encuentran repartidos en diferentes puntos, dos en la torre noroeste, dos en la torreta y una en la torre suroeste. La potencia total que actualmente se destina a la iluminación del terreno de juego es de 85.000 W.

Según los informes técnicos del proyecto, la actual instalación presenta problemas como una muy baja eficiencia energética; dificultad en la modulación o regulación de potencia; o encendido único para toda la instalación con tan solo tres escalones; luces con muchas horas de funcionamiento; dispositivos de conmutación con elevado número de maniobras realizadas y dificultad en el recambio de luces para proceder a la sustitución ante las frecuentes averías.

En el proyecto para la colocación de los proyectores LED se contempla mantener las actuales torres de iluminación, y las envolventes de los armarios actuales de las cuatro torres, instalando 10 proyectores en cada una de las cuatro torres para reducir los consumos en un 50%, así como las potencias máximas y con esto la potencia contratada al 50%. Se contempla también sectorizar el estadio en dos partes, (por el hecho que a veces el entrenamiento se realiza en una parte del estadio y no existe la necesidad de iluminar la otra parte); establecer regulación del nivel de iluminación, de forma que se disponen de diferentes niveles prefijados que permiten en los entrenamientos un nivel adecuado.

También te puede interesar...