La Diputació anuncia la segunda fase de la CV-622 en Beniatjar y el inicio de las obras en el camí de l’Ombria d’Ontinyent

  • La CV-688 de Ontinyent se reformará de forma integral con pavimentación, drenaje y cunetas de seguridad. La segunda fase en Beniatjar, cercana a la autovía, está aprobada y dispondrá de tres millones de euros para 2025
  • Las vicepresidentas Natàlia Enguix, titular de Cooperación, y Reme Mazzolari, diputada de Carreteras, destacan el refuerzo de la seguridad de ambas vías de la Vall y “su importancia para combatir la despoblación”

 

  La Diputació de València ha aprobado la segunda fase de la mejora integral de la CV-622 en Beniatjar, en este caso el tramo más cercano a la autovía, que completará los trabajos que el área de Carreteras de la corporación tiene en marcha en estos momentos en el acceso al municipio de la Vall d’Albaida, una obra que han visitado este viernes la vicepresidenta segunda y responsable de Carreteras, Reme Mazzolari, y la vicepresidenta primera y titular de Cooperación, Natàlia Enguix, acompañadas por el alcalde del municipio, Jaime Ferrer.

Mazzolari ha avanzado que en el presupuesto de 2025 “habrá una partida de tres millones de euros para seguir trabajando en la segunda fase de la carretera de Beniatjar, una vez aprobado el proyecto y contando ya con los pertinentes informes de Impacto Ambiental”. “Después de comprobar cómo se está mejorando la seguridad en el acceso al municipio, desde la carretera de acceso que viene de la autovía CV-60 l’Olleria-Gandia, vamos a seguir completando el proyecto de refuerzo de la seguridad en toda la vía”, ha añadido la diputada de Carreteras.


Mazzolari y Enguix han recorrido distintas infraestructuras viarias de la Vall d’Albaida, algunas de ellas en las que trabajan actualmente los operarios de la corporación provincial y otras, como el camí de l’Ombria d’Ontinyent, en la CV-688, donde las obras comenzarán de manera inminente, con una rehabilitación integral que contempla la pavimentación y la mejora del drenaje con instalación de colectores y construcción de cunetas de seguridad en ambos márgenes.

En opinión de la vicepresidenta primera y responsable de Cooperación, Natàlia Enguix, “son obras que además de reforzar la seguridad de la red viaria de la Diputación, sirven para luchar de manera efectiva contra la despoblación porque favorecen que la gente visite estas comarcas de interior, no solo con fines turísticos sino para fijar población por motivos sociales y laborales”.

 

Segunda fase de la CV-622 en Beniatjar

La ruta de las vicepresidentas de la Diputación por infraestructuras de la Vall d’Albaida se ha iniciado en Beniatjar, donde han podido visitar los trabajos de mejora de la seguridad en el acceso al municipio, “una reivindicación histórica de los vecinos de la zona”, ha recordado Reme Mazzolari, quien ha señalado que la actuación “tendrá continuidad a través de una segunda fase, tras haber recibido ya los permisos correspondientes en materia medioambiental”.

Precisamente de esa segunda fase es de la que han hablado Mazzolari y Enguix, acompañadas por el jefe de servicio del área de Carreteras, Javier Piedra. Las vicepresidentas han informado de que las obras de la CV-622 “estarán finalizadas antes de terminar la legislatura”, mientras que Mazzolari ha explicado algunas de las cuestiones técnicas del proyecto, como la construcción de dos nuevos puentes para salvar los barrancos, algunas variantes del trazado y los plazos de la segunda fase, que comenzarán con las expropiaciones a finales de este mismo y el próximo, y el inicio de las obras durante 2026.

Los trabajos en esta carretera, cuya primera fase ha contado con una inversión de 900.000 euros, contemplan la mejora de la funcionalidad, la seguridad vial y la accesibilidad al municipio de Beniatjar, mediante la ampliación de la plataforma a seis metros de anchura, la creación de cunetas pisables y la eliminación de obstáculos laterales y desniveles. Hay que tener en cuenta que la vía actual tiene una calzada demasiado estrecha, sin arcén en algunos tramos y con una cuneta muy honda, lo que generaba diversos problemas de seguridad.

Camí de l’Ombria d’Ontinyent

La segunda escala de la visita a la Vall ha sido la capital Ontinyent, donde el área de Carreteras de la Diputació de València tiene previsto poner en marcha de forma inminente dos proyectos con un presupuesto global de algo más de tres millones de euros.

En la CV-688, conocido como el camí de l’Ombria, se procederá a mejorar la seguridad y el drenaje en un tramo de 3,5 kilómetros; mientras que en la CV-655 (Fontanars-Pou Clar de Ontinyent) se ejecutará una ampliación de la plataforma por cuestiones de seguridad y la mejora del paso superior del barranco de la Berberana, facilitando la circulación de un tramo por el que actualmente no pueden cruzar dos vehículos pesados de forma adecuada. Ambas actuaciones está previsto que se inicien este mismo mes.

La vicepresidenta Enguix, primera teniente de alcalde en Ontinyent, destaca que las inversiones en infraestructuras “demuestran que la Diputación está cumpliendo con la comarca desde las distintas áreas de gestión, acometiendo proyectos que son muy importantes para toda la comarca de la Vall d’Albaida, que durante mucho tiempo no ha recibido las inversiones necesarias para fijar población y convertir a sus municipios en destinos óptimos para desarrollar el proyecto de vida de muchas familias”.

Estas actuaciones en materia de carreteras no son las únicas previstas en la comarca, que tiene en marcha obras en la CV-651 (Moixent-Aielo de Malferit) y la CV-652 (Moixent-Fontanars dels Alforins), además de las ya citadas en la CV-622 en el acceso a Beniatjar. Precisamente uno de los tramos que más accidentes ha registrado, especialmente de vehículos de dos ruedas, es una pronunciada curva de la CV-651 a su paso por Moixent. Gracias a las actuaciones previstas, se procederá a eliminar el punto negro en la zona del embalse del Bosquet mejorando el trazado de dicha curva.

 

 

 

 

 

 

 

ES NOTICIA EN COPE

ULTIMA HORA