La Diputació de València solicita fondos europeos para digitalizar la red de abastecimiento y saneamiento de agua

 La iniciativa presentada por la corporación en el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de Digitalización del Ciclo del Agua, del Ministerio para la Transición Ecológica, pretende mejorar el servicio público del ciclo del agua de forma integral.

La Diputació de València ha presentado su solicitud a la segunda convocatoria del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de Digitalización del Ciclo del Agua, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El proyecto de la corporación provincial tiene como objetivo la digitalización del servicio del ciclo del agua en los municipios de la provincia que realizan gestión directa del mismo o a través de la empresa provincial EGEVASA, y con especial incidencia en los municipios del interior de la provincia.

La actuación consiste en mejorar el servicio público del ciclo del agua de forma integral, desde la captación hasta el retorno al medio natural. El proyecto abarca 148 municipios que suman una población de 470.796 habitantes, el 18,18% de la provincia, y se extiende sobre el 50,6% de la superficie total de las comarcas valencianas. En cuanto al número total de municipios implicados, el 89% tiene una población inferior a 5.000 habitantes y el 48% cuenta con una población inferior a 1.000 habitantes.

El diputado del Ciclo Integral del Agua, Paco Comes, ha señalado que el proyecto “tiene una aplicación relevante en los municipios de las comarcas de interior, donde el riesgo de despoblamiento es mayor. Por ello, la implantación de la iniciativa en estos municipios pretende responder también al reto demográfico, asegurando que los habitantes de estas regiones tengan garantizado el abastecimiento de agua potable”.

“Entre los objetivos de esta iniciativa figura la reducción de pérdidas de agua potable, la prestación adecuada de los servicios que integran el ciclo del agua, asegurar el abastecimiento de agua potable domiciliaria con garantías sanitarias y en definitiva, garantizar el derecho de acceso al agua a la población”, ha apuntado el diputado provincial.

El presupuesto global del proyecto asciende a 11,4 millones de euros, de los cuales 9,9 millones de euros se solicitan en término de ayuda y los 1,5 restantes los aporta la Diputació “para garantizar la puesta en marcha de la primera fase de un plan de digitalización ambicioso que pretende adecuar por completo los municipios a la normativa asociada a la gestión del ciclo del agua y modernizar su gestión, de tal forma que la toma de decisiones sea lo más eficiente posible”, ha apuntado el responsable del Ciclo Integral del Agua.

Así, el proyecto contempla la instalación de diferentes equipos de medida digitales en la cabecera de la red de suministro de agua potable, en la red de distribución domiciliaria y al inicio y final de la red de canalización de aguas residuales de cada uno de los municipios que participan en el proyecto. Estos equipos aportarán datos a una herramienta digital de gestión del ciclo urbano del agua con el fin de proporcionar a los municipios participantes un conocimiento en tiempo real del estado de sus redes.

Esto permitirá, entre otros beneficios, reducir las pérdidas y un mejor mantenimiento y renovación de las infraestructuras del ciclo integral del agua, así como una mayor transparencia en la gestión municipal del servicio, con la mejora que supondrá en la labor de sensibilización de la ciudadanía en cuanto al uso del agua. La propuesta de la Diputació incluye además el obligado cumplimiento normativo de los municipios en cuanto a los protocolos de vigilancia, planes sanitarios y de gestión del control de la calidad del agua potable, planes de control de vertidos/alivios y planes municipales frente a situaciones de inundaciones.

En definitiva, las principales actuaciones a ejecutar incluyen, entre otros puntos, la redacción de los Planes Sanitarios del Abastecimiento (PSA), el estudio para el control de fugas estructurales, el levantamiento cartográfico de las redes de saneamiento y el inventario de puntos de alivio, la modelización matemática de los sistemas de agua potable y saneamiento, la monitorización de los parámetros de calidad del agua potable y la implantación de telelectura en usuarios municipales y grandes consumidores.

También contempla la monitorización de parámetros de calidad del agua residual y de puntos de alivio y desbordamiento en sistemas urbanos y estaciones depuradoras de aguas residuales, así como un portal de información y transparencia para la administración y el ciudadano, una plataforma de mejora del rendimiento hidráulico, la gestión de activos y actuaciones en materia de ciberseguridad.

 

 

 

ES NOTICIA EN COPE

ULTIMA HORA