La investigación de la Universitat en la Cova Negra de Xàtiva, clave para descubrir que los neandertales cuidaban a sus niños con Síndrome de Down

La investigación de la Universitat de València (UV) en  la Cova Negra de Xàtiva desde 1981 ha permitido recuperar numerosos restos humanos de neandertales, con los que reconstruir su modo de vida. El reciente análisis por un equipo científico internacional de un resto craneal con la técnica de la tomografía axial computarizada (TAC) –que permite visualizar de manera no destructiva el interior y el exterior de objetos–, concluyó que esta persona tuvo Síndrome de Down y fue cuidada por el grupo sin contraprestación, lo que sugiere una evolución basada en la cooperación. Valentín Villaverde, catedrático emérito de Prehistoria de la UV, fue el investigador bajo cuya dirección una excavación de 1989 extrajo este resto.

“La tecnología actual nos ha permitido analizar el resto y obtener unas conclusiones impensables hace 35 años”, destaca Villaverde, respecto a la importancia de los restos fósiles de esta cueva, habitada hace entre 300.000 y 60.000 años. La publicación del análisis, en la que también participa el profesor de la UV, se dio la semana pasada en la prestigiosa revista Science Advances, y permite concluir que los neandertales cuidaban de sus niños, no necesariamente sus hijos, y por tanto el grupo cooperaba entre sí.

“Uno de los aspectos más interesantes del conjunto neandertal recuperado en Cova Negra es el alto número de restos infantiles, así como la escasa presencia de marcas de origen antrópico, a diferencia de lo que se ha señalado en otros conjuntos peninsulares y franceses, y la existencia, por el contrario, de un resto craneal infantil con marcas de un animal carnívoro”, ha recalcado el prehistoriador.

Villaverde destaca que la Cova Negra, propiedad del Ayuntamiento de Xàtiva, es uno de los yacimientos más completos del Pleistoceno medio y superior en España y que en él se han hallado 25 piezas de restos humanos, artefactos como herramientas de sílex o huesos de animales, lo que convierte a esta cavidad en una de las más ricas de la Península Ibérica en cuanto al número de fósiles neandertales proporcionados.

La dirección de las excavaciones por Valentín Villaverde arranca en 1981. “Estaba en aquellas fechas realizando mi tesis doctoral, centrada en el estudio de las colecciones arqueológicas de las campañas que se habían realizado los años 50. Estas excavaciones duraron hasta el año 1991. Los principales objetivos eran obtener una visión actualizada de la estratigrafía y secuencia del yacimiento, y definir las ocupaciones neandertales, a partir del estudio espacial y la distribución de los restos faunísticos y líticos”, comenta.

Declarado Bien de Interés Cultural, las primeras excavaciones en el yacimiento se remontan al año 1928 y a Gonzalo Viñes, quien al descubrir un hueso parietal neandertal, consiguió que esta cueva pasara a formar parte de la lista de yacimientos neandertales en España. Una segunda excavación, en los años 50, traería de nuevo resultados, si bien fueron las campañas dirigidas por Valentín Villaverde las que obtuvieron mayores resultados. Entre 2013 y 2017, con la codirección de Aleix Eixea, también profesor de Prehistoria de la UV, se llevó a cabo una segunda fase de excavaciones para mejorar la información bioestratigráfica a partir de la obtención de micromamíferos y quirópteros. La participación de un amplio equipo interdisicplinar ha sido clave para el avance de la investigación durante todos estos años. Todos estos trabajos se han llevado en colaboración con el Museu de Prehistòria de València.

Divulgar la cueva y su importancia

La iniciativa de divulgar la cueva surgió a partir de una exposición titulada “De Neandertales a Cromañones. Los inicios del poblamiento humano en las tierras valencianas” con motivo del programa de actividades llevado a cabo en la celebración del Cinc Segles de la UV, recuerda Valentín Villaverde, quien también destaca que “desde entonces se han ido publicando diversos materiales y se han realizado avances importantes en la caracterización cultural de las ocupaciones de los neandertales en el yacimiento”.

La cueva constituye uno de los referentes del Museu de Prehistòria de València y gran parte de la sala dedicada a los neandertales se nutre de los hallazgos y la investigación llevada a cabo en este asenamiento. Con motivo de la divulgación llevada a cabo por el museo se han organizado visitas guiadas al yacimiento dedicadas al gran público y, en ocasiones, a especialistas con motivo de reuniones internacionales sobre el Cuaternario en Valencia.

Deja una respuesta

ES NOTICIA EN COPE

ULTIMA HORA