L’ETNO añade a su muestra permanente el icónico portero automático de Fermax de los años noventa

  • En el 75 aniversario de su fundación, la compañía valenciana entrega al museo de la Diputació un modelo de su emblemática placa CityLine, que se añade a la exposición permanente del mejor museo europeo del año

  Fermax, empresa valenciana líder en la fabricación de sistemas de portero, videoportero, control de accesos y soluciones de conectividad para el hogar, ha donado su icónica placa de calle CityLine, uno de los productos más representativos de la marca, a la colección permanente de L’ETNO Museu Valencià d’Etnologia, el espacio cultural dependiente de la Diputación reconocido como Museo Europeo del Año por el European Museum Forum.

El diputado de Cultura, Paco Teruel, ha puesto en valor la importancia de la colaboración público-privada en el ecosistema empresarial valenciano, y ha destacado a Fermax como ejemplo puntero de “las empresas de nuestro entorno que generan riqueza y puestos de trabajo, con las que siempre debemos estar dispuestos a colaborar desde las instituciones públicas porque son fundamentales para el crecimiento y el bienestar de la sociedad en la que vivimos”.

En la misma línea, Joan Seguí, director de L’ETNO, ha comentado respecto a la incorporación de la placa CityLine a su colección, que es “un símbolo de la evolución tecnológica y del diseño industrial en la sociedad valenciana contemporánea, y su inclusión en nuestra colección ampliará el compromiso de documentar y celebrar el progreso tecnológico, enriqueciendo la muestra permanente del museo con un objeto emblemático de nuestras ciudades”.

CityLine 1991: 2,5 millones de unidades

La placa CityLine, diseñada por el visionario diseñador industrial Ramón Benedito en 1991, representa un elemento icónico en la historia del urbanismo en España. Con más de 2.500.000 unidades instaladas en todo el mundo, su masiva presencia en los portales de los edificios españoles y de otros países es un claro síntoma de liderazgo en el mercado. Ya en su lanzamiento, el diseño de esta placa fue reconocido con el premio Valencia Innovación al Diseño Industrial en 1991.

Esta implicación con la ciudad de Valencia ha sido fundamental en el crecimiento y la consolidación de Fermax como una marca de renombre internacional. “Desde nuestra fundación hace 75 años, Fermax ha mantenido un firme compromiso con la ciudad de Valencia, que es nuestro hogar y nuestra fuente de inspiración. Valoramos profundamente la relación con la comunidad y queremos que nuestro aniversario sea una celebración que se extienda a toda la ciudadanía y al tejido empresarial valenciano”, concluye Palacio.

Con la donación de Fermax a L’ETNO no solo se conmemoran los 75 años de historia y liderazgo de la empresa valenciana, sino que también se reconoce su papel como un icono cultural contemporáneo, dentro de la labor del centro cultural por estudiar y preservar la cultura material e inmaterial de las sociedades. “La placa CityLine representa un testimonio tangible del impacto de la innovación y el diseño industrial en la vida cotidiana de las personas”, reafirma el director de L’ETNO, museo de la Diputació de València.

 

 

 

ES NOTICIA EN COPE

ULTIMA HORA