Ontinyent adjudica las obras de recuperación de la senda de la ‘Font de la Puríssima’

El regidor de Territorio destaca el interés de la actuación que permite mejorar la comunicación desde el casco urbano de Sant Rafel con el entorno del río Clariano


El Ayuntamiento de Ontinyent ha procedido a la adjudicación de las obras de recuperación de la senda de la Font de la Puríssima a la empresa local Micó Ferrándiz, SL, por el importe de 36.099’98 euros más IVA. El regidor de Territorio, Óscar Borrell, explicaba que esta actuación “permite mejorar la comunicación desde el casco urbano del barrio de Sant Rafel con el entorno del río Clariano, por una senda preexistente que se había visto deteriorada debido a los episodios de fuertes lluvias de los últimos años”.

La actuación, que tendrá un plazo de ejecución de dos meses desde el inicio de las obras, se llevará a cabo en un tramo de 400 metros lineales de esta senda que transcurre junto al lecho del barranco de la Purísima, razón por la cual se ha tenido que solicitar autorización para la realización de las obras a la Confederación Hidrográfica del Júcar. La senda se inicia en la curva del matadero, a la zona del Parque de los Donantes de Sangre, y acaba en el primer vado situado a los pies de la Font de la Puríssima, un espacio natural situado a pocos maestros de la zona urbana.

Borrell recordaba que la puesta en valor de la senda de la Font de la Puríssima, además, “es una actuación incluida en el proceso ‘Ontinyent Participa’, que consiguió 2.164 votos en la última edición, que teníamos ya planificada y que en breve va a ser una realidad, como todas y cada uno de los proyectos escogidos por la ciudadanía desde que iniciamos el proceso en 2014, a excepción de la sustitución de la cubierta del Mercat de Dalt, pausado por petición exprés de los mercaderes.

Según se detalla en los informes técnicos municipales previos a la adjudicación, la senda de la Font de la Puríssima se divide en dos tramos. El primer tramo es un camino de tierra de anchura variable, que se inicia en la Corba de l’Escorxador, se eleva hasta 12 metros sobre la línea de agua, y transcurre por la zona situada bajo el colegio de Franciscanos hasta llegar a una terraza situada a 8 metros de altura sobre el nivel del agua que constituye un mirador y área de descanso del recorrido. El segundo tramo empieza con una rampa con una fuerte pendiente descendente y un ancho muy reducido de la senda hasta la Font de la Puríssima.

Con el paso del tiempo y los episodios de lluvias el pavimento de la senda, pasos protegidos, vallas y escalas se han deteriorado o han desaparecido, presentándose también crecimiento de vegetación y discontinuidades en el recorrido.

ES NOTICIA EN COPE

ULTIMA HORA