Ontinyent delegará la gestión y recaudación del IBI en la Diputación

Un informe técnico avala un cambio que ya han hecho municipios como Gandia, Xàtiva o Cullera y que no supondrá desplazamientos a la ciudadanía al contar ya Ontinyent con una Oficina Comarcal de la Diputación.


El Ayuntamiento de Ontinyent delegará la gestión y recaudación municipal del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) en el Servicio de Gestión Tributaria de la Diputación de Valéncia a partir del 1 de enero de 2024. El traspaso del servicio permitirá en el ayuntamiento ahorrar más de 45.000 euros anuales y optimizar la gestión tributaria municipal. Se trata de un cambio que venía negociándose con la diputación desde el año 2022 y que viene avalado por un informe técnico de los departamentos de tesorería, intervención y secretaría donde se detallan las ventajas de la ampliación de competencias en la Diputación de València en funciones de gestión, liquidación, inspección y recaudación del IBI.

El regidor de Hacienda, Juan Pablo Úbeda, explicaba que “el Ayuntamiento de Ontinyent es un ayuntamiento eficiente en materia de gestión tributaria, y la ciudadanía de Ontinyent es mayoritariamente ejemplar en el cumplimiento de sus obligaciones de pago con la administración. Llevar a cabo este cambio responde a un importante beneficio económico para las arcas municipales, que son el dinero de todas y todos que el Ayuntamiento utiliza para mantener y mejorar los servicios de la ciudad, y también una manera de maximizar la eficiencia en la gestión, puesto que por economía de escala, el Servicio de Gestión Tributaria cuenta con muchos más recursos humanos, técnicos y materiales para poder llevar a cabo estas gestiones con menor coste para el conjunto del sistema. Un cambio que en la provincia ya han hecho municipios como Gandia, Xàtiva, Cullera, Silla, Alberic o Xirivella, entre otros muchos”.

En concreto, el informe de memoria justificativa que se adjunta en la propuesta que se llevará al pleno para aprobar el cambio, apunta que el ahorro vendría por tres líneas: la primera, un ahorro limpio previsto de 20.826 euros anuales en la gestión de la recaudación voluntaria; por otro lado, la actualización del programa de recaudación municipal a una versión superior tenía un coste de mantenimiento de 25.000 euros anuales, mantenimiento que con el cambio propuesto no será necesario. Además, en los próximos años se jubilarán varios funcionarios del departamento de ingresos, las plazas de los cuales gracias a este cambio no será necesario cubrir en su totalidad, lo que puede llegar a suponer un ahorro *adicional.

La propuesta que se llevará al pleno apunta que la ampliación de las competencias en el Servicio de Gestión Tributaria se haga a partir del 1 de enero de 2024 de forma gradual, empezando por las funciones de gestión, liquidación, inspección y recaudación del IBI, tanto de naturaleza urbana, rústica y de características especiales, incluyendo aplazamientos y fraccionamientos y gestión catastral, siempre con la colaboración del personal adscrito al Negociado de Ingresos y Cobros.

Juan Pablo Úbeda explicaba que “se habla de ampliación de competencias porque hay que recordar que desde 2012 la recaudación de los impuestos municipales en fase ejecutiva ya lo está haciendo la Diputación de València”. También apuntaba el regidor de Hacienda que este cambio “no va a suponer ningún desplazamiento para la ciudadanía, puesto que en Ontinyent ya contamos con una Oficina Comarcal de la Diputación ubicada en la Calle Gomis, impulsada bajo la presidencia de nuestro alcalde, Jorge Rodríguez, que además está previsto que sea potenciada por la corporación provincial. Para llevar a cabo esta delegación de competencias, el Ayuntamiento tendrá que adaptar el calendario fiscal, un cambio que se aprobará en el pleno de revisión de las ordenanzas fiscales para el próximo año”.

ES NOTICIA EN COPE

ULTIMA HORA