Ontinyent iniciará el miércoles las obras de mejora urbana de la zona de viviendas del grupo Ramón-Llín

La actuación invertirá más de 750.000 euros aportados por la Diputación de València y el IVACE en una remodelación que pretende revitalizar la zona dotando de mayor protagonismo al peatón


El Ayuntamiento de Ontinyent iniciará este miércoles las obras de mejora urbana del entorno del grupo de viviendas de la calle Ramón-Llín, una importante remodelación que en palabras del regidor de Territorio, Óscar Borrell, “va a ser una reurbanización global que nos ayudará a revitalizar la zona, recuperando espacios para las personas peatones y vehículos no motorizados, mejorando su comodidad y seguridad vial”.

La actuación, que tiene un plazo de ejecución de 6 meses, estuvo adjudicada por un importe de 750.414 euros a la empresa Pavasal Empresa Constructora SAU, dinero que serán aportados por la Diputación de València (dentro del pacto de Gobierno de esta entidad) y el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Óscar Borrell destacaba la importancia “de contar con fondos externos para financiar íntegramente esta obra”.

Con motivo del inicio de esta actuación, el estacionamiento y las entradas al tráfico de vehículos en el grupo de viviendas quedará restringido, permitiéndose solos el acceso a servicios de emergencia y a vehículos autorizados para el abastecimiento y funcionamiento de los edificios públicos dotacionales en la zona. Por ahora, el tráfico en la calle Juan XXIII no se verá afectado, ni tampoco las aceras de acceso a las viviendas, puesto que en primer lugar va a procederse a la demolición del asfalto. Una vez se actúe en este, y se haya procedido a la nueva pavimentación, se pasará a actuar en los recorridos para peatones, habilitándose pasarelas de acceso a las viviendas, pero garantizando siempre el acceso a las mismas.

La intervención permitirá crear una plataforma única sin desniveles con pavimento de mayor calidad, con una pavimentación uniforme que eliminará todas las barreras arquitectónicas, y ampliando al máximo el espacio para las personas peatones, que actualmente disponen de aceras que no superan los 80 centímetros, y que después de esta actuación dispondrán de espacios completamente de uso peatonal y en cualquier caso siempre tendrán una anchura mínima superior a los 3 metros.

La actuación ampliará considerablemente el arbolado, manteniendo los ejemplares existentes e introduciendo numerosos elementos de jardinería y sistemas de riego automatizado; renovará integralmente la red de alumbrado público favoreciendo la eficiencia energética; y renovará las redes obsoletas y la evacuación de aguas.

ES NOTICIA EN COPE

ULTIMA HORA